Fibrosis postquirúrgica. Lo que debes saber

¿Sabías qué? La fibrosis postquirúrgica que se desarrolla después de una cirugía puede ser una de las causas de dolor lumbar y ciática, conoce por qué.

Cuando un tejido es dañado se generan una serie de respuestas orgánicas que tienen el objetivo la reparación del mismo y que resultan la formación de una cicatriz.

¿Qué es la fibrosis?

La fibrosis se refiere a la formación excesiva o anómala de tejido cicatricial que puede afectar a los tejidos circundantes, especialmente a las raíces nerviosas.

En las cirugías de columna, múltiples tejidos deben ser dañados para que el cirujano pueda tener acceso a la columna vertebral: músculos, vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas, piel, etc. Después de la intervención, estos tejidos deberán repararse y formarán cicatrices.

El tejido de la cicatriz es raramente doloroso puesto que no contiene terminaciones nerviosas, sin embargo, ciertas sustancias químicas inflamatorias puede alterar fácilmente el desarrollo normal de la cicatriz para así producir más tejido del necesario (una cicatriz más grande) y uniones con otros tejidos (creando adherencias).

Estas alteraciones del tejido cicatricial pueden generar irritación de las raíces nerviosas y otras estructuras circundantes que se inflamarán. Los signos y síntomas derivados de esto incluyen:

1.Dolor lumbar
2.Dolor radicular
3.Sensibilidad
4.Limitaciones de movilidad del tronco
5.Contracturas
6.Espasmos musculares.

Los síntomas anteriores suelen ser precedidos por un período de alivio después de la operación, luego del cual el paciente presenta dolor progresivo en pierna o espalda.

¿Cómo prevenir la fibrosis después de la cirugía?

La mejor estrategia para la prevención de fibrosis es evitar la cirugía, salvo en aquellos casos que realmente lo requieren pues cuanto mayor sea el daño en los tejidos, mayor será el riesgo de que la fibrosis genere problemas.

Por lo anterior, utilizar técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas evita en mayor medida la alteración del tejido cicatricial, además, durante la intervención, los cirujanos llevan a cabo distintas técnicas para evitar las alteraciones en el proceso de reparación de tejidos.

Respecto a una segunda operación para eliminar la fibrosis, no suele ser recomendable ya que el cuerpo deberá enfrentar un nuevo daño en los tejidos con el riesgo de formación de fibrosis.

Finalmente, es muy importante una adecuada recuperación física después de la cirugía y esta deberá incluir la movilización progresiva de las extremidades, el tronco y fortalecer los músculos.